Mi historia



¡Hola! te doy la bienvenida a Altamar Handmade. Una marca de muñecas artesanales originales y muñecas artesanales personalizadas.

Cada muñeca es única y va acompañada de complementos originales que le dan personalidad.
Para hacerlas utilizo fieltro, lana, hilos de bordar, y retales de todo tipo de telas.
Todo el proceso, desde el diseño hasta al final, lo hago a mano cuidando mucho los detalles y eso me encanta.
Con Altamar handmade estoy apostando por una forma de vida y de trabajo sin prisas, disfrutando del proceso de creación e intentando que el cariño que pongo en cada cosa que hago se refleje en el resultado.




Yo soy Altea. Soy de Valencia (España), nací en 1983 y me encanta dormir, comer, el cine y coser. Sobre todo coser.

Mis recuerdos más felices de la infancia están llenos de tardes dibujando con mi hermana, haciendo recortables y cosiendo ropa para mis muñecas (o intentándolo al menos). Adoraba mis muñecas y para mí jugar con ellas era construirles un mundo bonito alrededor. Me gustaba mucho diseñar su ropa, peinarlas, cortarles el pelo y hacerles casas de cartón con muebles que simulaba con cualquier cosa que encontraba en casa, en el jardín o en el taller de mi abuelo.

En mi familia siempre se ha respirado la creatividad por todas partes, en todas las personas. Mi madre estudió bellas artes y si entras en su casa queda demostrado en cada objeto y en cada rincón. Mi padre es un artista de la fotografía, igual que su padre, y un apasionado por la música. Mi abuelo materno era un artista con la madera. Mis abuelas son las reinas de las labores y la costura. Y mi hermana dibuja como quiere desde antes de aprender a caminar.

Yo, de hecho, siempre me sentía un poco desubicada porque aunque me gustaba dibujar y no se me daba mal, siempre dibujaba peor que mi hermana, no se me daba bien pintar cuadros como mi madre, nunca se me ha dado muy bien la fotografía, y me costó mucho aprender a coser.

Pero creo que las ganas de hacer realidad las cosas que se imaginaba mi cabezota fueron más fuertes que mi torpeza y mi inseguridad.
Y creo que esas ganas sumadas con el amor por las cosas bien hechas, el valor de los detalles y la paciencia que me enseñaron mis dos abuelas fueron la semilla de lo que hoy es Altamar.

Siempre he andado un poco desorientada por la vida, sin saber a qué dedicarme ni qué me gustaba lo suficiente como para dedicarme a hacerlo mi vida entera.
Me licencié en Pedagogía en la Universidad de Valencia porque creo que la educación es la clave para hacer un mundo mejor, pero muy a mi pesar me di cuenta de que no era para mí. No me hacía feliz.

Después de trabajar en diferentes cosas un poco agobiada por no encontrar mi vocación, decidí dejar de pensar en obligaciones y dedicarme un tiempo para disfrutar y hacer proyectos que me apetecía mucho hacer desde hacía años. Y así es como apareció otra vez la costura en mi vida. Que parecía que me estaba esperando pacientemente, como si ella supiera que estábamos destinadas a trabajar juntas  cuando yo no tenía ni idea.

En esa época aprendí por primera vez a hacer ganchillo y una pasión incontrolable se adueñó de mi cabeza y de mis manos. ¡No podía parar de tejer! Y también me apunté a clases de costura para mejorar. Necesitaba aprender sin parar. Me gustaba muchísimo.

Coincidió con el auge del movimiento Handmade /Craft en España, así que tenía a mi alcance todas las herramientas, tanto físicas como psicológicas, ideales para crear mi propio proyecto empresarial: Altamar Handmade.

En noviembre de 2011 creamos Altamar mis amigas Marta, Tanit y yo.
De las primeras sílabas de nuestro nombres surgío la marca:  

Altea- Tanit- Marta = Altamar :p
Puede que no sea la manera más original del mundo, pero el resultado en seguida nos encantó a las tres.

Después de un tiempo pasándolo muy bien diseñando entre las tres productos muy dispares, utilizando el tejido, la costura y la cerámica, Marta y Tanit decidieron participar solamente de forma esporádica en el proyecto por falta de tiempo.

Y yo me quedé al mando de Altamar otra vez un poco desorientada, sin saber muy bien en qué tipo de producto centrarme.
Pero en verano de 2013 volví a utilizar el método infalible que ya utilicé al terminar la carrera para decidir mi siguiente paso hacia la feliz autosuficiencia: me dejé llevar.

Me puse a jugar, a crear lo que realmente me apetecía, y el resultado fue una muñeca.
Así es como Altamar se ha convertido en una marca de muñecas artesanales originales y muñecas artesanales personalizadas.




El Packaging también es importante para mí. Por eso he buscado un proveedor que hace las cajas de forma artesanal. Después yo las decoro y las personalizo para cada muñeca. Creo que es el envoltorio perfecto para que mis muñecas puedan formar parte de la decoración de las casas más bonitas :)
(Si quieres saberlo todo del packaging pincha aquí)





Puedes ver todas las muñecas que he creado hasta ahora en el apartado MUÑECAS

Si te enamoras de ellas puedes comprarlas en la TIENDA

Y si lo que prefieres es hacer un encargo personalizado tienes toda la información en el apartado ENCARGOS




También puedes seguir mi trabajo en:



Pero si además te suscribes a la lista de correo, te enterarás antes que nadie de las novedades del blog, de los sorteos, de los descuentos y de mucho más :)
Suscríbete gratis pinchando en el enlace y prometo no bombardearte con información inecesaria ;p




Muchas gracias por visitar Altamar Handmade 

2 comentarios:

  1. pues me encanta!!! animo! yo tb hago cositas y las tuyas son muy chulis! ,muaaa

    ResponderEliminar
  2. Ánimos y suerte con esta aventura Altea. Tanto curro tendrá recompensa.

    ResponderEliminar